MI FILOSOFÍA

El fin último de todo entrenamiento vocal es que el cantante logre comunicarse con honestidad a través de su voz y sea capaz de crear un espacio de profunda conexión emocional con el oyente. El entrenamiento técnico vocal es el medio para lograrlo. El objetivo general de éste, es desarrollar todas las posibilidades expresivas que se encuentran potencialmente en cada alumno, de manera placentera, saludable y sostenible en el tiempo.


Estos tres principios informan y sostienen mi trabajo:

SALUD VOCAL:

Toda emisión vocal debe estar sustentada en la salud. Todos deseamos voces flexibles y longevas. Por ello, el objetivo principal del entrenamiento es la prevención de lesiones vocales, a través del desarrollo técnico gradual. Esto se complementa con la obtención de conocimientos actualizados de higiene vocal.

ENTRENAMIENTO FUNCIONAL:

La meta es optimizar la función, a través del ejercitamiento balanceado de la musculatura implicada, con base en la anatomía y fisiología de la producción vocal. Un buen programa de entrenamiento vocal debe ser eficaz, adecuado a las necesidades y demanda vocal del alumno.

INDIVIDUALIDAD:

Creo en honrar las diferencias individuales. Valoro el ideal estético de cada alumno y los rasgos que hacen su voz única, y promuevo el respeto hacia los distintos géneros musicales. No se busca la emisión “correcta” sino la emisión eficiente, es decir, aquella que permite obtener los sonidos deseados de la manera más saludable posible.